Inicio > Floren Colías > Pequeño homenaje a un gran poeta

Pequeño homenaje a un gran poeta

Por Floren Colías

Aprovechando las recientes vacaciones, he conseguido cumplir un pequeño deseo que tenía desde hace años y era hacer lo que se llama:” La senda del poeta” que recorre los lugares más emblemáticos de la vida de M. Hernández desde el lugar de su nacimiento en Orihuela hasta su tumba en el Cementerio de Nuestra Sra. De los Remedio de Alicante.

Miguel Hernández nació en Orihuela el 30 de octubre de 1910 y murió en el Reformatorio de Adultos de Alicante en pésimas condiciones higiénicas y sanitarias el 28 de marzo de 1942 a la temprana edad de 31 años.

Se dice que murió con los ojos abiertos y fijos en una pequeña ventana que era lo que le unía al exterior, roto por la pena y la tuberculosis. Así dejó escrito:” Soy una cárcel con una ventana y una soledad sobrecogida…”

La dictadura de Franco trató de silenciarlo lo cual se considera como una segunda muerte, pero gracias a ediciones hispano-americanas se convirtió en un mito y un icono anti-franquista. A varias generaciones de españoles se nos quiso hurtar de su poesía (de lo cual yo doy fe) e incluso no se incluyo o fue ignorado por los libros de literatura o por los profesores de dicha asignatura hasta casi la muerte del dictador. Se empezó ha popularizar con el disco que Joan Manuel Serrat publicó con sus poesías en 1972.

Posteriormente sus obras alcanzaron cotas muy sobresalientes y hoy en día es considerado por muchos, yo incluido, el mejor poeta de la generación del 27, junto a Federico García Lorca. Luego se sucedieron los homenajes y reconocimientos a este gran poeta, pero sin olvidar que fue un hombre sencillo, cabrero de profesión, autodidacta y que tuvo que sobreponerse a una vida dura y a un padre autoritario, el cual le privó de una buena educación a Miguel al sacarle de la escuela con 10 años para que cuidase el rebaño de cabras de la familia. Al que pilló la guerra en plena juventud, tanto de edad como literaria y que su gran delito fue hacer una poesía comprometida, haberse hecho popular entre sus compañeros del frente por leerles sus poesías y apuntarse al Partido Comunista tras enterarse del fusilamiento de Federico G. Lorca en Granada a manos de la guardia civil.

Allí en el frente popularizó poesías o canciones sencillas pero llenas de sentimiento y compromiso, como” Andaluces de Jaén” que tantos autores posteriormente cantarían y popularizaron.

Andaluces de Jaén,

aceituneros altivos,

decidme en el alma:¿Quién,

quien levantó los olivos?

No los levantó la nada,

Ni el dinero, ni el señor,

Sino la tierra callada,

El trabajo y el sudor…

Eso le valió, cuando fue apresado por el bando franquista, una pena de muerte dictada por los tribunales especiales franquistas, posteriormente conmutada por 30 años de cárcel, aunque por desgracia sólo cumplió 3 años, pasando por diferentes cárceles como atestigua la carta que llena de ironía envió a su esposa Josefina Manresa: “No te apures por mí, esposa mía, yo estoy haciendo turismo por España…”

El amor por las cosas sencillas, la amistad, su hijo y esposa, la liberdad…hizo que nos dejase un corto pero intensísimo legado de poesías como. “Elegía a Ramón Sijé, para la libertad, el niño yuntero, nanas de la cebolla, Odas…y muchisimas más que animo a todos a leer.

Aquí dejo mi humilde pero sentido homenaje a este gran poeta en el centenario de su nacimiento:

“Para la libertad sangro, lucho, pervivo.

Para la libertad mis ojos y mis manos,

Como un árbol carnal, generoso y cautivo,

Doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones

Que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,

Y entro en los hospitales, y entro en los algodones

Como en las azucenas…”

Para terminar una preciosa descripción que hizo de Él, su amigo y posteriormente Premio Nobel de Literatura Vicente Aleixandre: “Era un alma libre que miraba con mirada clara a los hombres. Era el poeta del triste destino, que murió malogrando a un gran artista, que hubiera sido, que ya lo es, honor de nuestra lengua,”

Espero que los que no conocíais a M. Hernández, de ahora en adelante descubráis su obra la améis, y aquellos que ya la conocíais, sigáis disfrutando con ella, profundizando y extendiéndola para que así todos gozaremos con esta magnifica poesía y si así lo hacemos:” mañana puede ser un gran día…”

Categorías:Floren Colías
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: